2 ene. 2008

Lluvia

La lluvia que cae ruidosa enturbiando el paisaje,
que golpea buscando resquicios,
chivata de errores en la formación de este hogar.
Dos caras de un mismo ser:
cristalino y limpio manto purificador
o implacable y demoledor llanto justiciero.

Aparecen pequeños soles por las ventanas.
Ralentizando los
movimientos
de
mis
manos.


La lluvia que cae paciente
moja mi cabeza
y busca, se infiltra,
encuentra microgrietas accediendo a mi cráneo,
llegando a mi cerebro,
Ideas parcialmente destruidas con letras
emborronadas por el agua,
charcos que ahogan la razón,
que lentifican el discurrir de la corriente de información.
Moja neuronas, neuróglias, circuitos...
despistando a mi neurosis por unos momentos.


Un líquido resplandor asoma por mi mirada
frente a la pantalla
mientras tus letras azules hablan de nubes.


El tiempo se para,
El ruido desaparece
Y todo se congela
convirtiéndome en figurita de cristal
dentro de tu bola de nieve.

No la muevas,
no le des la vuelta

Quiero quedarme así para siempre.


Y es que hoy lloraría por ti si supiera.


No hay comentarios: