11 jul. 2009

Y no es mi boca...

Mis labios se inflaman al calor del recuerdo de los tuyos
Y en la añoranza me hago bizcocho,
dulce, suave, turgente
anhelando tus mordiscos.

3 comentarios:

Gabriel dijo...

Delicioso.
Y cojonudamente escrito.
Un beso.

somos aina libe dijo...

Hola Diáfana, soy Felipe, uno de los ainaliberos... estuvimos cerveceando luego en alameda y de vuelta a casa pasamos por la pegada y estaba intacta. Me llevé este poema tuyo, seguramente lo posteemos, si no tienes inconveniente, claro (que después de lo de hoy no lo creo). También voy a linkear tu blog y lo leeré con calma, tiene muy buena pinta ;) Bueno, gracias por venir, fue un placer y esperamos verte en próximas pegadas. Un abrazo.

Felipe.

Diáfana dijo...

Hola Felipe. ¡Que alegría verte por aquí!
Yo pasé muy tempranito por allí y me sorprendió verlo todo intacto excepto uno de mis poemas. Al momento intuí que habíais sido uno de vosotros y me quede un ratito viendo lo bien que había quedado la pegada.
Por supuesto que puedes postearlo.
No dude en que iré a las proximas.
Un abrazo :)