2 nov. 2009

Corazón de Corcho

Y el momento pasó de largo.
Lo vimos pasar desde fuera,
como en un sueño,
mientras por dentro, el corazón de corcho,
cristalizaba en tiza negra.

Es extraño observase desde fuera, como si no fueras tú, como si te vieras en sueños. Por dentro tienes la sensación de que tu corazón es un trozo de corcho atravesado por chinchetas con notas recordatorias de momentos que no sabes olvidar.
Por fuera sin embargo ves, en un sueño conscientemente, la magnitud del momento que te abraza, la oportunidad de comunión que se presenta y que, lejos de poder dejarte arrastrar, solo tiene la utilidad de servir de nuevo aviso de cuan largo es el camino que te queda para llegar a ser tú de nuevo, a volver a tener el corazón de músculo, sangre y luz, a evaporar los miedos…

No hay comentarios: