3 sept. 2010

Secuestro y sueño

Encuentro palabras que nadan
en un río que no me baña
Las atrapo en una red prestada

Palabras dulces, emocionantes
que lanzo al aire en un grito
dejándolas caer sobre mi rostro
como beso algodonado de niño

Con estas palabras secuestradas
alimento sueños profundos
dignos del mejor cuento de hadas

Sueños que bailan
sobre una realidad
que alimento
a golpe de sinceridad.

No hay comentarios: