29 ene. 2008

Erase una vez un Pirata

En parte era como todos los piratas: Melena negra y rizada al viento, bonita barba descuidada, ojos inteligentes y oscuros, y por supuesto parche en el ojo.

No era tonto, el parche era solo una excusa para no mirar lo que no le gustaba o lo que le dolía. Se hacía el tuerto siempre que le interesaba.

Cuando el sol se ponía en el horizonte y el mar daba tregua a su barco, bajaba a su camarote en la bodega y se deshacía del parche, del gorro y hasta de la pata de palo.
¿Era un pirata? ¿O solo era un disfraz?

Todo ocurrió un día lejano, cuando aún era un buen hombre, cayó al agua por accidente en una tarde de tormenta, se hundió rápidamente mientras aleteaba piernas y brazos sin remedio. Y al llegar al fondo una despiadada morena le asalto por sorpresa desde su guarida y de un bocado le arrancó el corazón.

Se sintió morir. Vio como su sangre coagulaba delante de sus ojos estupefactos y como la marea la mecía en hilillos que salían de su pecho. Miró arriba y con largos y seguros impulsos de sus manos y pies alcanzó la superficie. Su cabeza emergió pero ya no era el mismo. Un dulce hombre sin corazón no puede tener la misma mirada. La tristeza, la dureza, el frío del alma, dejaría marcas en su cara y en sus pupilas que nunca desaparecerían.

Nadó sin descanso, sin gesto alguno de flaqueza hasta que encontró un barco en ruinas anclado en una playa de piedras y arena fangosa.

Desde entonces cada día sale a navegar para piratear de puerto en puerto, de isla en isla.
Es un pirata, pero bueno. Si acaso solo saquea lo que adolece: la felicidad de los otros, la magia de las magas, la alegría de los perros y el calor de las familias.

Sin esas cosas el pobre pirata se hace un gurruño en su silla, bebe ron en vaso grande y se dedica a mirar triste y nostálgico a los seres del mar por su ojo de buey. Envidia a las gaviotas con sus grandes alas por que el pirata bueno es prisionero de su propio disfraz, de su propio barco de palo.
Sin sus botines, sin sus tesoros, en épocas de escasez de amor en el mundo, se encierra en su camarote, lee una y otra vez los mismos libros, recitaba una y otra vez los mismos poemas. Y lloraba en silencio su ira por no saber quemar en la caldera ese disfraz de pirata que tanto maldice cada noche.

Pero de nuevo, cuando el día despuntaba en su negro mar, se vuelve a poner sin remedio su uniforme de pirata, pone su cara de malo, da su perfil con parche a lo que no quiere ver y sube a cubierta dispuesto a partir de nuevo en busca de nuevos tesoros que saquear.

15 comentarios:

La pecera muy feliz dijo...

A este pirata lo conozco. Era muy amigo mio antes de que le arrancara el corazon la despiadada morena de ojos grandes.
Yo presencié la amputacion. No, no fue con cuchillos ni con tirejas, ni con ningun metal afilado. Fue con con palabras. Despues de años de amor y dulzura simulada le dijo; "No se lo que hacemos juntos, no me gusta como eres." Hubieron mas palabras muy crudas, que por pudor evitaré de citar aqui.
La morena, no es que fuera nada del otro mundo, si lo recuerdo bien, no era ni guapa, si no mas bien feucha, pero lo era todo para el.
El se fué, abandonandolo todo. Yo nadé al lado suyo por muchos días sin cruzarnos palabra, hasta que encontró una isla con otros al los que también habian arrancaron el corazon, muy cerca de la rambla del raval, llamada El Barato. Ahi está muy a menudo y yo a veces lo voy a ver.
Elphy440

Daviciélago dijo...

un retrato muy tierno de sobre cómo el amor domina el mundo. Al menos eso entendí yo, que ya sabes que mis dos neuronas no dan para mucho ;) Trazas muy bien las líneas descriptivas. Le das un toque terrenal que lo hace tan cercano como si hablases del vecino de al lado. Diáfana, eres, eres...Me lo reservo de momento.

La pecera muy feliz dijo...

El barco en el puerto claro. Y la morena, ah la morena.. diciendo chorradas por la red..(parece ser que hoy en dia se liga mucho por ese canal) con aire intelectual. Algún contaré la verdad sobre ella en honor de mi amigo el pirata.
Elphy440

La pecera muy feliz dijo...

Es mas, haré un blog dedicado exclusivamente al pirata sin corazon y a la morena despiadada(ella si creo era un poco vizca). Se llamará "las oscuras aguas de la transparencia". Mmm jajaja.. bueno a mi me hace gracia.. perdonarme.
Elphy440.

Diáfana dijo...

Mi querido Elphy440, siento mucho la historia de tu amigo el pirata bueno y triste. Quizá no debió basar su felicidad en ninguna morena, ni rubia, ni pelirroja o quizá tiene el corazón tan grande que necesita de otros para poder bombear con normalidad.
Mándale un beso enorme de mi parte.

La morena... pues, vivirá su vida como puede. Realmente nadie es responsable de las miserias emocionales de otros y, de todas formas, si fue mala, pero mala de verdad, la vida que es muy lista y sabia sabrá decirle como hacer para cambiar. Otra cosa es que se entere.

En cuanto al blog ¡yo quiero jugar en él! ¿Puedo? ¿Puedo? Porfi jijiji :)

Besitos, muchos, como pompas de aire en el agua.

Diáfana dijo...

Davicillo, Daviciélago. Si te digo la verdad, se en quién pensaba cuando lo escribí pero ni siquiera se ajusta a su realidad.
Ojalá el mundo estuviera dominado por el amor. Mas bien es su hermano el feo el que domina. Desamor, prostitución del amor, amor como objeto de consumo, amor empalagoso y estúpido, amor esclavo, amor de telenovela... en fin, una mierda, eso ya lo sabemos.

Decirte que me encanta verte por aquí y que eso de "eres... eres..."
¡Pues tú más! ¡Ala!

La pecera muy feliz dijo...

Si pongo yo la musica.. si! te dejo jugar en el blog...

Diáfana dijo...

yujuuuuuu!!!
¿Como no vas a poner tu la música? Eso ni se pregunta, pececito mio. Momentos mágicos los que vivo cuando me paso por tu pecera a dejarme soñar por tus vídeos.

Glupssssssssss

Gelbros J3 dijo...

Es que algunas morenas son muy peligrosas. O pelirrojas. O calvas.

Este pirata es un vampiro de sentimientos. ¿Quién no ha pirateado alguna vez tras ponerse el disfraz, aunque no sea Carnaval?

En cuanto a la morena, yo creo que murió de hambre: tras devorar su corazón, se dio cuenta de lo salvaje de su naturaleza y no pudo soportar el recuerdo de sus víctimas. Incapaz de volver a alimentarse, iría languideciendo hasta la extinción. ¿Pueden los corazones grandes contener veneno?

Gelbros J3 dijo...

Por cierto: bonito ojo :D

La boca que has quitado era muy sugerente, pero la imagen que más me gustaba era una más antigua, así como recostada y riendo.

Ciro dijo...

Robar la magia a las magas no está al alcance de cualquiera,tu pirata
es un pirata de los buenos.

Me gustaria saber mas de el

besos ...magicos pero robados

Diáfana dijo...

Señor Gerente:
Los corazones grandes pueden contener veneno y es muy probable que si por ignorancia, orgullo o dejadez no se le pone remedio sus dueños mueran ahogados en él, pero estoy segura de que en el último momento una luz en el centro de su frente les mostrará todas las respuestas a su mala suerte envenenada.

Puede que algún día vuelva a poner aquella foto para que te haga sonreír. De momento me siento puzzle y no encuentro la imagen completa que refleje mi estado actual. Un estado que no me atrevo a definir porque no encuentro la palabra adecuada. Se me perdió. Vete tu saber donde. Tengo la cabeza a las tres de la tarde.

Besos grandes y pomposos para ti.

Diáfana dijo...

Mi pirata aparece muy a menudo en mis historietas.
Y aunque tengo varios musos él ha sido el que mas bonitas y dulces letras me ha hecho parir. (espero que lo lea y se infle de orgullo. No le viene mas,ni a él, ni a nadie).

Últimamente cada vez miro menos al mar para no ver su barco. Es lo mismo que cuando él se pone el parche.

Besos que se dejan robar para ti Ciro.

La pecera muy feliz dijo...

El pirata soy yo.. y desde entonces, me falta el haliento. Ella no se murió. Es muy feliz..jajaja

Diáfana dijo...

Y tu también lo seras cuando te pares a pensar la cantidad de morenas, rubias y pelirrojas que hay desperdigadas por el mundo.

¿Así que tu eres el Pirata Bueno?
Te imagino como Nemo, con tus rayitas blancas y negras, tu carita naranja y un parchecito de algas en el ojo poniendo cara de desafío. jijiji

Vente a los mares del Sur a darte un garbeo y a cambiar de corrientes marinas.

En cuanto a eso de que ella es muy feliz... Realmente no lo sabemos. Nadie sabe que pasa por dentro de los demás, ni siquiera cuando nos lo cuentan.

Besiglups Elphy440 :D Sonrisas contagiosas para ti