31 may. 2010

De qué sirve

De qué sirve que te cuente qué siento, qué pienso en este instante si al siguiente ya no sé en que estaré ocupando mi tiempo. Hay días, muchos días, que son como toda una vida, en los que pasas de la calma al grito, del sueño al vacío y de la sonrisa suave al llanto en silencio. No quiero que mis momentos sean fotografías congeladas de mis emociones, de mis sensaciones, donde una boca torcida o unos ojos cerrados a destiempo se perpetúen en mi memoria. Solo quiero dejarme conducir por la vida y si tu sendero te trajo junto al mío, no preguntes, sigue caminando. Quizá en el siguiente paso llegue una curva que te lleve hacía otro lado.

1 comentario:

aina libe dijo...

Qué razçon tienes, miarma.

Un abrazo.

Felipe.