19 may. 2010

Los abrazos vacíos

Los abrazos vacíos nunca lo son del todo,
son mas bien abrazos prestados,
en depósito y sin aval.
Tienen regusto a recuerdo de otros brazos
y tal como vienen salen volando.
Algunos se esconden bajo la almohada
para usarlos como pijama en los días rojos,
esos de películas vainas y chocolate llorón.

1 comentario:

Gabriel dijo...

Niña, me da que abres las puertas a los infiernos y los diablillos, pícaros, no se fían y temen que les engañes, que los dejes en ridículo.
Como a todo el que presta un abrazo y dice sentirse en la gloria. Como los que se ponen pijamas.
Besos sin devolución. Ni póliza. Ni aval. Sólo de agradecido.