28 sept. 2010

Desencuentro

Hay un alma que solo sabe cocinar

Otra que solo sabe comer

En principio podríamos imaginar una conjunción perfecta

Sin embargo la carne nunca acaba de estar en su punto
o nunca se tiene la suficiente hambre

Y mientras tanto la mesa sigue vacía
esperando que la hagan envejecer con dignidad

No hay comentarios: