11 oct. 2010

En el reflejo escojo las flores mas marchitas.
Esnifo los pétalos que tiraríais a la basura.
Froto mi piel con las huellas que dejáis en el fango.
Bordeo a duras penas los escombros de vuestros sueños olvidados.
Reclamo con paciente impaciencia manchas de tinta en los labios.
Me presento una y otra vez ante las mismas risas forzadas.
Hago recuento de interrogantes como piedras amontonadas en la encrucijada.
Y espero, y espero, y desespero, y vuelvo a desesperar.

No hay comentarios: