1 ago. 2007

Como una revista de sala de espera

Me siento una revista de sala de espera:

La coges por aburrimiento, para pasar el rato, en realidad te encantan esas revistas pero prefieres que no se entere nadie, la ojeas con avidez, aprovechando cada página, es algo que no te puedes llevar para verlo después, te hipnotizas para así olvidarte de lo que te rodea, pero en cuanto oyes que dicen tu nombre en alto, pegas un brinco, la sueltas, realmente la tiras en la mesita auxiliar y te largas hasta no se sabe cuando.

Si, así me siento.

4 comentarios:

Marisa y Dory dijo...

Como ya te comenté en otro lugar.... es jodido sentirse así, pero de to se sale nena! Así que pa´rriba!!!

MARISA.

diafana dijo...

Hola wapa!
Como ya te dije esto me sirve de desahogo. Aquí lanzo mis mierdas, luego tiro de la cadena y tan pancha.
¿Para que pagar un psicólogo teniendo un blog? jajajaj

Besitos miles

Marisa y Dory dijo...

Jajaja, sssssssh, no digas mu alto lo del psicólogo, que la psicología y la pedagogía son las que me dan de comer!

Po zí, tener un blog resulta un alivio y un desahogo. Toy contigo!

MARISA.

diafana dijo...

Jajajaja, no me digas? que arte!!!
Me encanta la psicología y he tenido la suerte de conocer al mejor psicólogo del mundo mundial asi que por eso puedo decir estas cosas, porque he tenído quien me enseñe a andar mi propio camino.

Esto de los blogs son un despelote total. Nos quedamos en bragas sin la mas mínima vergüenza y creo que es eso lo que lo hace tan atractivo: la liberación de desnudarte ante los demás, exponerte a la mirada de desconocidos y el morbo de espiar las mentes ajenas.
ea, ¡despiporre! jajajaja