10 jun. 2009

Noche quieta


Hoy la noche está quieta, muy quieta. No hay viento, no hace frío ni tampoco calor. Pero lo más inquietante es que no se oye nada. Vivir en el centro de una ciudad y no oír nada en absoluto es desconcertante. Por eso tecleo, para romper el silencio mientras espero el tañer de las campanas.

3 comentarios:

Gelbros J3 dijo...

Diáfana, tú eres una bloguera fija discontinua (y despistante)! :D

A ver si este fin de semana me pongo las pilas y leo / comento este nuevo brote semiótico, que ganas le tengo ya.

Diáfana dijo...

Jajaja, me gusta lo de fija discontinua.
Me alegra verte por aquí, como siempre, querido Gelbros J3. Ya sabes que estas en tu casa.

Gabriel dijo...

Hubo un concierto de campanas en Cádiz, donde todas se hablaron y se dijeron de todo, tras tanto tiempo hablando sólo si le tiraban del badajo.
Qué bonito un concierto nocturno de teclados, donde los dedos repiqueteen y hagan música de lluvia. Para que ese silencio vea que nos quitamos su miedo.
Tú ya has puesto las primeras notas. Muchas gracias.

Besos.