14 may. 2010

La Muerte II

A veces la gente se muere. A veces.
Ellos se mueren y a ti te nace un halo de vacío, de impotencia, de estrechez.
Algunas voces dicen que es mejor así. Voces de otros o tus propias voces.
Si eres creyente el consuelo esta en el cielo o en las reencarnaciones. Si no lo eres solo te queda el pensar que puede que no haya un equilibrio mas perfecto que el de la nada al morir.
Si, quizá sea mejor para el que muere, claro, ya no es. Pero para ti es duro quedarte vivo, sintiendo ese dolor que se pega a ti como una piel de plástico caliente que es mejor no arrancar, que coge tu forma al instante y la aceptas, porque no puedes hacer otra cosa que vivir con ella. Algunos dicen que es para siempre. Yo no lo sé, aún no he llegado al siempre. Solo se lo que el Reiki me dijo, que mi giba no es mas que un deposito prieto de lágrimas estancadas pero burbujeantes.. No se cuanto tiempo necesitaré para derramarlas. Me excuso en que ahora no dispongo de él para poder empezar.
¿Y si ese llanto me aleja de su recuerdo? Quizá esa idea sea la que haga que retrase el momento de empezar a llorar y llorar hasta que no me queden mas reservas. Agarrarme al dolor, almacenar mis lágrimas para no olvidarlo.
El otro día lo llamé, y lo llamé, muchas veces, no se cuantas, como nunca recuerdo haberlo hecho en vida, con la misma voz que debía tener de niña. Si, de niña quizá alguna vez lo llamé con ese amor y esas ganas de que viniera a mí, pero no lo recuerdo.
Ahora lloro al escribir, por supuesto, pero estas lágrimas son nuevas, lo sé. No son las que guardo en mi cuello. No son esas.
Este dolor asusta tanto. Ni siquiera me atrevo a pensarlo abiertamente por miedo a no poder soportarlo, por miedo a la locura.
Es un dolor tan antiguo como mi vida y eso es mucho para mí. Mucho.

1 comentario:

oskar dijo...

A veces se muere alguien. Al mismo tiempo algo muere en tu interior.

Curiosamente, algo nace en tu interior.

Buscas hacia adentro, y si lo encuentras, tus labios traidores se revelan, y una maldita sonrisa se pinta en tu cara. Debería estar triste, ¿por que sonrio entonces?

Lo has encontrado. La vida enseña.

fdo: un amigo de ALR